Sólo palabras.


A veces
sólo necesitamos una palabra
que nos haga cambiar el mundo
(aunque “el mundo”
se resuma a cuatro paredes y un café).