Sein und Zeit.



Cuando la lluvia deja entrever su alegría
con gotas que danzan para una ciudad que -aún- no ha aprendido a quererse,
siento que existo:
un poco menos que ayer,
un poco más que mañana.