Rinconcitos.



Rinconcitos de luz en casa.
De esos que captura la mirada -siempre cómplice- para recordarte cuán vivo estás.