Reincidencias.



Escribir es
reinicidir en placeres culposos,
como el café
y la lectura de medianoche
-a media luz-.