Refugios digitales.


Sobre esos rinconcitos digitales cargados de luz y otras tantas menudencias