Puntualidad.



Tu sonrisa y la mía se encuentran
- todos los días -
en el obturador.
Qué puntuales somos en esto de soñar.