Placeres cotidianos.



Ejercicio contra la nostalgia:
Recordar esos pequeños placeres cotidianos que inyectan dosis de energía.