Momentos incómodos.



La intimidad ya no es un secreto
en “la era 140”.
Hasta los escritores analógicos
reconocen historias cargadas de bits.
- ¿Tú eres tuitera, cierto?