Mi verbo.



Estas líneas son un homenaje a la lectura de medianoche.
Y como sé que te gusta observar todas mis impertinencias, he construido un rinconcito especial para ambos -entre tanta magia cotidiana-.
Eres verbo.
Mi verbo.