Leer(te).



Los años,
rápidos e implacables,
han perfeccionado el don adquirido de
leer (te)
entre líneas