Lector.ES


Retomar la lectura como objeto innegable de placer.
En medio del caos,
las cornetas
y los números interminables del banco 
-el tilin aterrador de los viernes de quincena-.
Retomar la lectura como un orgasmo,
con el libro reposando entre las piernas de una sala de espera.
Re.tomar.
Devorar
y gozar con cada verbo.
Cosas de lector.ES, a fin de cuentas.