Juego perdido.


Todas las piezas
caen
frente a ti.
Y tú,
tan sereno como de costumbre,
decides no jugar.