Imprescindible.


Si me preguntasen cuál es el objeto que no puedo dejar en casa, respondería sin titubeos:

- El celular.

- El brillo labial.


"En mis labios te sé,
 te reconozco
 y giras
 y eres
 y miras incansable
 y toda tú me suenas dentro del corazón
 como mi sangre".


Jaime Sabines.