Frases sueltas.



¿De qué hablarán las frases cuando no las espiamos?
¿Tomarán café? ¿Se leerán entre ellas? ¿Asumirán que un libro puede ser malo? 
¿Qué exclamarán las vocales frente a un nuevo lector?
¡Al fin! ¡Ahí viene un pseudo bohemio más! ¡Ella seguro lee Cosmopolita!
¿Qué dirán de nosotros las firmes consonantes?
¿Sentirán afinidad con los mortales?
¿Estaremos a su altura?
¡Menos mal que no podemos escucharlas!
Sólo nos queda soñar junto a ellas.