Frases sueltas.


Mi blog se ha convertido en un espacio para la introspección y la sonoridad del teclado.
Es poco -muy poco- y a la vez tanto, que vale la pena continuar tipeando en honor a todos los nombres que debo olvidar.