Fidelidad.


Mi fiel Minolta:
la más preciada,
la más cercana.