Equidistante.



Autorretrato de curvas que se prolongan,
encuentros repentinos a la mitad de la nada.
Danza silenciosa,
dedos onomatopéyicos:
hoy soy tan solo un raro debut de mi ser.