Ejercicio personal.


Tomar fotografías -siempre tan amateur, tan casual- es un ejercicio personal para encontrar calma, quietud y paz.