Ejercicio N°1.


Invariablemente, no hay que leer más de dos veces lo que se plasmó -en principio- como un ejercicio para agilizar la redacción cotidiana.
La mente crítica es traicionera y, además, puede ser muy severa con su interlocutor.