Antiguo.



Así como los antiguos temores se disipan con el tiempo,
también lo hace tu nombre.
¡Qué sabias las horas que me alejan de ti!